José María O´kean analiza el papel de la tecnología en el sector de la construcción

397 0
397 0

El prestigioso Profesor Doctor José María O´kean, Catedrático de Economia Aplicada UPO y Profesor del IE, ha concedido una entrevista a OTC Andalucía, donde desgrana las claves que hacen de la tecnología una de las palancas de transformación del sector de la construcción para los próximos años, incidiendo en el área de construcción de viviendas, donde la adopción de nuevas tecnologías parece estar rezagada en relación a otras disciplinas.

P. El sector de la construcción ha sido de los más azotados tras los años de crisis. ¿Que papel juega la tecnología para solidificar las bases estructurales del sector de cara al futuro?

Sin duda el sector de la Construcción ha sido el que más ha tenido que ajustarse en los últimos años. En su conjunto se ha perdido casi un 50% del tejido productivo.

La clave del sector en los últimos años fueron las facilidades financieras que existieron tanto en la promoción como en la compra de viviendas. Esta situación financiera cambió a partir de 2009 y el sector se derrumbó. Ahora estas condiciones han mejorado en los últimos dos años y el sector vuelve a recuperarse. Sin embargo el modelo de financiación es diferente, no depende tanto de los bancos como de los fondos de inversión, quienes están marcando un modelo de negocio diferenciado, pero no parece que estos cambios incorporen un uso intensivo de las nuevas tecnologías. Da la impresión que seguimos construyendo de la misma manera y no parece que las nuevas tecnologías estén en las mentes de los promotores y constructores como una manera de abordar el futuro del sector.

P.  En alguna de tus intervenciones incides en que ¨saber hacer bien cosas¨ es lo que ha permitido al sector amortiguar la pasada crisis a través de la expansión de la facturación internacional ¿ Será suficiente este know-how si no se incorporan con determinación los cambios tecnológicos que trae consigo la industria 4.0?

Como es sabido, el sector español de la Construcción ha adquirido unas enormes economías dinámicas tanto construyendo viviendas como en la obra civil, donde la ingeniería aplicada es la clave estratégica de nuestras empresas. Las economías dinámicas se adquieren con la experiencia y la experiencia del sector ha sido intensa y permanente durante los últimos veinte años.

Construir viviendas o autovías en nuestro país supone una cierta estrategia defensiva, en la medida que son bienes no comerciables, es decir, no son bienes que se puedan importar de otro país si en el extranjero se producen mejor o más baratos. Mientras el mercado interno era suficiente, el sector se desarrolló hasta generar la burbuja inmobiliaria.

Con la crisis muchas empresas españolas tuvieron que buscar otros mercados y han conseguido, gracias a estas economías dinámicas, proyectos internacionales de obra civil muy relevantes. Estos proyectos son, generalmente, de ingeniería civil y requieren un uso intensivo en las nuevas tecnologías, algo que las empresas especializadas en estas obras de ingeniería si incorporan con dinamismo y no serán reacias al cambio que supone la Industria 4.0.

La construcción de viviendas es diferente, no parece que estas empresas asuman este nuevo impulso como una ventaja estratégica y si el resto de las empresas no lo hacen, el sector seguirá construyendo viviendas como hasta ahora.

P. Por último, a veces da la impresión que hay un cierto miedo a la tecnología, cuando estamos en un contexto que responde al adagio ¨Lo seguro es arriesgado y lo arriesgado es seguro¨ ¿ Como esquivar este miedo en un sector que a nivel digitalización solo esta por encima del de caza y agricultura según el último informe McKinsey?

Si no se incorpora la tecnología a un sector es debido a que no supone una ventaja competitiva o a que el resto de las empresas no lo hacen. Da la impresión de que esto es lo que está ocurriendo en el sector, en lo relativo al sector de la construcción de vivienda.

Si la tecnología es compleja, como es el caso de la Industria 4.0 y en general lo son las tecnologías de la información, los empresarios son reacios a incorporarla por el miedo a la pérdida del control del modelo de negocio. Les cuesta aceptar que es más productivo contratar a un informático que a un trabajador que contribuya a la construcción de una vivienda de una manera más directa. Les parece que los avances tecnológicos de los que hablamos pueden que terminen implementándose, pero que no va con ellos o que son cosa del futuro. Cuando algún fondo de inversión exija plazos más reducidos de inversión y algunos promotores y constructores innovadores adopten estás tecnologías, entonces verán que estarán obligados a cambiar o puede que sea demasiado tarde.

En el ciclo expansivo previo a la crisis, la ventaja estratégica radicaba en la compra del suelo y en la financiación de la construcción y la vivienda. Este nuevo ciclo se inicia con nuevos players, en lo relativo a la financiación de la promoción, la existencia de un suelo muy limitado y la posibilidad de incorporar nuevas tecnologías, Será interesante analizar como el sector se desenvuelve en los próximos años y cuáles van a ser las características del nuevo ciclo del sector.

Este artículo